ENTRADA; R.MADRID- R.SOCIEDAD– CAMPEONATO DE LIGA 2000/01

  REAL MADRID 4 R.SOCIEDAD 0

Real Madrid: Casillas; Míchel, Hierro, Karanka, Solari (Celades, m. 65); Helguera, Makelele; Figo, Raúl (Tote, m. 85), McManaman; y Morientes (Munitis, m. 79).

Real Sociedad: Alberto; Fuentes, Loren, Pikabea, Julio César, Rekarte; Khokhlov, Luiz Alberto (De Paula, m. 72), Xabi Alonso (Idiakez, m. 55), Llorente (Tayfun, m. 55); y Jankauskas. 

Goles: 1-0. M. 14. Morientes, de cabezazo cruzado, a pase de Figo. 2-0. M. 35. Figo se interna hasta la línea de fondo, cede a McManaman, cuyo tiro rechaza Alberto, y Morientes marca. 3-0. M. 82. Raúl cabecea en plancha desde el segundo palo una falta lanzada por Figo. 4-0. M. 88. Munitis recibe en la frontal, quiebra a Loren y adelanta hacia McManaman, que bate a Alberto en su salida.

 Árbitro: Mejuto González. Amarilla a Xabi Alonso, Luiz Alberto, Hierro, Jankauskas, Idiakez y Julio César. 66.143 espectadores en el Bernabéu.

Jugó a medio gas el Madrid, pero le resultó suficiente para marcar cuatro goles, lo que habla francamente mal de la Real, que pasó de puntillas por Chamartín, sin ganas de armar ruido, derrotada antes de jugar. A la escandalosa falta de autoridad de sus defensas, añadió la ausencia de remate. Casillas no intervino. Sólo recibió un remate, entrado el segundo tiempo, pero el cabezazo de Jankauskas se escapó junto al palo.

Al Madrid le bastó una excelente media hora de Figo, recuperado de sus discretas últimas semanas. No tuvo más ayuda que la necesaria: los goles de Morientes, el eficaz trabajo defensivo de Makelele y la intimidatoria presencia de Hierro. Por una vez, Raúl se alivió un poco después de tanto trajín y dejó el protagonismo a Figo, que lanzó las jugadas de los dos primeros goles. En el primero, aceleró una paciente jugada de todo el equipo y envió un centro perfecto para Morientes. El gol dio a entender el enfado de éste. No celebró el gol, como si tuviera algún problema. Ya le ha ocurrido en temporadas anteriores, cuando tardó en salir de las rachas de sequía. Parecía peleado con el mundo, cosa que el madridista suele arreglar con una buena tacada de goles. marcó dos, por lo que se deducia que habian terminado los malos tiempos. Los goleadores son así.

El equipo interpretó que dos goles de ventaja eran suficientes. Con razón. La segunda parte del Madrid fue racana, en gran parte por la ausencia de un rival de fuste y también por la necesidad de ahorrar energía. Concedió el balón al rival, pero no sucedió nada. El juego de la Real era pura cáscara. Sólo se atrevio a meter la directa en una potente incursión de Jankauskas, derribado por Hierro en el área. El árbitro dijo que no ante el asombro de la gente. Cosas de los árbitros.

foto Gorka Legarcegui EL PAIS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s