ENTRADA; REAL MADRID 4 VASAS 0 AÑO 1958

 

 

                    REAL MADRID 4 VASAS 0

SEMIFINALES (IDA)
Fecha: 02-04-58; Estadio: Santiago Bernabéu
REAL MADRID CF - VASAS SC (HUN)		4-0
Arbitro: 	Guigue (Francia)
Goles:	1-0 Di Stéfano 9´, 2-0 Di Stéfano 43´, 
                3-0 Marsal 47´, 4-0 Di Stéfano 50´.
REAL MADRID CF, 4,
Alonso, Marquitos, Santamaría, Lesmes, Santiesteban, 
Zárraga, Kopa, Marsal, Di Stéfano, Rial, Gento.
VASAS SC, 0;
Kovalik, Teleki, Konta, Sarosi, Barff, Berendi, 
Raduly, Csordas, Szliagi, Bundzsak, Lankey.

Célebre imagen de Di Stéfano celebrando uno de sus goles ante el Vasas de Budapest

 

El técnico Baroti planteó una defensa de cinco y un fútbol defensivo carente de ritmo que pretendía sacar un resultado corto para jugarse la eliminatoria en Budapest.

Sin embargo, no contaban con la noche de inspiración que iba a tener Di Stéfano. A los 9 minutos de juego el argentino empujaba el primer gol a la red tras una acción a balón parado. El tanto tranquilizó a los blancos y estos se tomaron con más calma el resto de la primera parte, aunque aún habría tiempo para que Kopa lograra sacar un penalti al filo del descanso. Como siempre el elegido para rematarlo fue Di Stéfano y la ‘Saeta’ no falló, colocando así el 2-0 justo antes de enfilar el túnel de vestuarios.

Tras los minutos de asueto el Real Madrid volvió a salir en tromba en la segunda parte y en un abrir y cerrar de ojos fulminó a su rival con dos dianas más. La primera gracias a una magnífica acción por banda de Gento que culminó Marsal en el minuto 47; y la segunda solo tres minutos después con un certero remate de Di Stéfano ante el que no podía hacer nada el portero visitante Kamaras. Como curiosidad, fue este tanto el que desató la alegría del delantero y el que propició que se inmortalizara una de sus más célebres fotos, la cual acompaña estas líneas.

El encuentro tenía ya un 4-0 en el marcador y quedaban 40 minutos por delante para ampliar aún más la renta, pero los blancos se conformaron con lo que tenía y no apretaron más a su rival. Así, los últimos instantes del partido fueron dominados por un ritmo bajo que en ocasiones llegó a ser tedioso. Aunque al público poco le importó, porque lo importante estaba ya más que conseguido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s